El patriotismo medido en tipos de IRPF

Meme sacado de twitter: Márquez en su próxima carrera

Meme sacado de twitter: Márquez en su próxima carrera

Hace un par de días hemos conocido que Marc Marquez se ha unido a la cada vez más larga lista de deportistas que prefieren tener su residencia en otro país para tener una fiscalidad más laxa y así pagar muchos menos impuestos. El piloto de motos, que ingresa unos diez millones de euros al año, solo pagará una tarifa plana de 30.000€ cada ejercicio fiscal durante los tres primeros años para luego pasar a pagar un tipo del 10% en los años posteriores.

Cuando conocemos este tipo de noticias no tardan en salir las voces que defienden a la persona que ha decidido llevarse su dinero fuera con argumentos del tipo “es su dinero y puede hacer lo que quiera con él” o “es normal que lo haga si la diferencia es tan grande”, es cierto que visto así tienen toda la razón: ganar 9.970.000 euros limpios es mucho mejor que ganar 5.100.000 (si siguiera tributando en España pagaría un 49%), además debe de ser muy difícil que un quinceañero, que seguramente no ha pisado un hospital público en su vida y que seguramente deja sus finanzas en manos de algún bufete fiscal, que cobra una mayor comisión cuanto más se ahorre en impuestos, pueda tener una conciencia social ni pensar que esos 4.900.000 euros que va a dejar de ingresar a la hacienda española es dinero suficiente para crear empleo, para mejorar unos servicios públicos o para mantener unos laboratorios de investigación científica que busquen la cura a alguna enfermedad. ¿Cuántos sueldos de esos profesores tachados de vividores se podrían pagar con ese dinero? ¿Cuánto costaba mantener la planta para enfermedades contagiosas desmantelada hace meses en el Hospital Carlos III? ¿Cuántos de esos “caros” tratamientos contra la hepatitis C que el gobierno niega a los enfermos que mueren a diario por esta enfermedad se podrían pagar? Yo no sé las respuestas exactas a estas preguntas, pero lo que está claro es que Marc Márquez ni lo sabe ni le importa.

Vamos a dar por bueno el egoísta argumento ese de que el dinero es suyo y hace con él lo que quiere, pero ¿qué pasa con las administraciones públicas? ¿Y los aficionados? ¿Tenemos esa conciencia de clase? ¿O la euforia de los triunfos y ese patriotismo que nos hace sentirnos mejores cuando vemos una bandera española en una competición deportiva nos ciega de tal manera que no podemos ver más allá?

Las administraciones locales se desviven y vitorean a sus héroes cuando éstos ganan algún tipo de competición o título. Un ejemplo claro es el del ciclista Alberto Contador, natural de la localidad madrileña de Pinto. Cada vez que el deportista ha ganado uno de sus múltiples títulos el pueblo de Pinto se engalana, toda la población sale a la calle a recibir a su héroe y cientos de banderas españolas son agitadas a su paso entre gritos de ciudadanos honrados y orgullosos por los logros de su vecino. Hasta aquí todo podría parecer de los más normal, si no fuera porque Alberto Contador ya no es vecino de Pinto. Desde hace algo más de un año el ciclista fijó su residencia en Lugano (Suiza), aprovechando de esa manera la permisiva fiscalidad que ofrece el más poderoso de los paraísos fiscales a los millonarios como él.

¿Es lícito que las administraciones públicas gasten uno solo de los euros de sus presupuestos en vitorear a estos deportistas después de que hayan decidido irse de España por la simple avaricia de no querer pagar impuestos? Invertimos en el deporte, subvencionamos centros deportivos de alto rendimiento, perdonamos deudas o somos extremadamente permisivos con los desmanes de algunas sociedades anónimas deportivas, construimos centros deportivos a los que les ponemos los nombres de estos deportistas, las televisiones públicas dedican horas completas y muchos recursos a seguir a estos deportistas por todo el planeta, todo esto y mucho más para luego ver que muchos de ellos valoran su patriotismo en función del porcentaje de IRPF que tienen que pagar a final de año.

Llegado este punto tengo que aclarar que me alegra que haya jugadores españoles en la NBA o en la liga de fútbol italiana o inglesa, veo normal que esos deportistas tengan que pagar impuestos en el país donde residen porque así debe ser, pero un deportista que vive en Cataluña y que pide su residencia en Andorra por querer pagar menos impuestos pierde todo mi respeto y mi admiración.

¿Y los aficionados? Aunque me guste el deporte y pueda comprender ese patriotismo que despierta el ver una victoria del equipo que supuestamente me representa, no puedo entender que el simple hecho de que nos guste sentarnos en nuestro sofá los domingos por la mañana o a la hora de la siesta a ver cómo alguien pasea nuestra bandera después de ganar una carrera no nos haga ver que esa persona ha decidido pagar impuestos en otro país y que su patriotismo dependa sólo del tipo impositivo que necesita nuestro país para mantenerse.

Además vemos como normal que esas mismas administraciones, las televisiones públicas y muchos de nosotros señalemos con el dedo a ese vecino fontanero que hace trabajos sin factura como si ese fuera el culpable de la ruina de nuestras arcas públicas (el sindicato de técnicos de Hacienda en su último informe cifra que el 72% de la evasión de impuestos la cometen las grandes empresas y fortunas). No voy a defender a quien no paga impuestos a ningún nivel pero lo que tengo claro es que a mí me representa más un fontanero que lucha por llegar a final de mes contra las trabas económicas y administrativas a las que le someten las administraciones públicas que el piloto de motos millonario que vive en Andorra y que esos mismos organismos vitorean.

Un patriótico abrazo de alguien que paga sus impuestos (aunque sean pocos).

El Economista Cabreado.

Anuncios

Acerca de Economista Cabreado
Cabreado de que la economía no funcione en favor del hombre sino en su contra! Cabreado de que la controlen unos pocos y ellos nos controlen a nosotros!

One Response to El patriotismo medido en tipos de IRPF

  1. javier says:

    La sensación que se tiene con estas cosas al menos por mi parte es de tristeza, que haría uno si pudiese no pagar impuestos, pues no lo se pero por mi parte me siento orgulloso de hacerlo y me entristece y mucho que estas personas como Márquez un orgullo para nuestra juventud que se pasea por los platós de televisión con esa sonrisa que nos hace feliz a todos, ahora nos venga con eso de que me voy a Andorra para no pagar o pagar lo mínimo.

    Tristeza, pena y hasta asco es lo que creo debe sentir cualquier persona cuando escucha estas cosas con la que está cayendo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s