Pensionistas, Funcionarios, Sin Papeles, Catalanes y otras cortinas de humo

Mirando atrás hacia las grandes crisis, depresiones y caídas de sistemas sociales y económicos de los últimos siglos podemos observar dos factores comunes:

  1. La incompetencia de la clase dirigente para resolver los problemas, o por lo menos para dar soluciones que no solo les beneficien a ellos.
  2. Las facilidad con la que esos dirigentes crean falsos enemigos y cortinas de humo para distraer la atención de lo mal que lo hacen y acallar revoluciones.

Durante la decadencia del feudalismo y la unidad cristiana, y el surgimiento de la Reforma Protestante entre los siglos XV y XVII, la iglesia apoyada por reyes centroeuropeos se inventaron falsas brujas, herejías y maldiciones para justificar su mala gestión que estaba matando de hambre al pueblo. Frases como “el culpable de una mala cosecha es que alguien te ha echado un hechizo” o “Los buenos años volverán cuando acabemos con las brujas” hacían que campesinos denunciaran a sus vecinos, sospecharan siempre de el de al lado y no señalaran al de arriba. Leer más de esta entrada

Anuncios